ES          EN

Las mejores técnicas de conducción eficiente y preventiva al volante de un guppy

En nuestra aventura al volante de un vehículo eléctrico hemos adquirido muchísima experiencia y conocimientos sobre cuáles son esas técnicas de conducción eficiente y preventiva que nos servirán para disfrutar al máximo de cada uno de nuestros trayectos y hoy queremos compartirlas contigo.

A estas alturas, ya sabrás que no se conduce igual un coche de combustión que un vehículo eléctrico, pero la conducción eficiente juega un papel muy importante en ambos casos, sobre todo, si queremos sacar el máximo partido a nuestro coche.

En el caso de los vehículos eléctricos, conducir de manera eficiente tiene un impacto positivo en la autonomía y vida útil de las baterías. En otras palabras: a menor consumo, más autonomía. Un dato para tener en cuenta si vamos a planificar un viaje largo al volante de un coche eléctrico.

Conducir de manera eficiente es muy importante, pero también hacerlo de manera preventiva, es decir, conducir con los cinco sentidos puestos en la carretera para poder anticiparnos a los imprevistos.

Con las técnicas y consejos que vamos a facilitarte en el artículo de hoy solo buscamos garantizar tu seguridad y la seguridad de aquellos que viajan contigo.

guppy tecnicas de conduccion eficiente y preventiva

Técnicas de conducción más eficiente y preventiva

Coche eléctrico: consejos para una conducción más eficiente

Ya os adelantamos algunos de esos consejos en el artículo ‘Consejos para disfrutar de una conducción eficiente al volante de un coche eléctrico’, pero hoy vamos a profundizar un poco más.

Limita la potencia, pero permite ganar autonomía.

Los coches eléctricos permiten activar el sistema de aire acondicionado mientras se está cargando la batería. De esta manera, la temperatura interior del vehículo será la óptima desde el mismo momento en el que nos subimos al vehículo sin necesidad de consumir energía de la batería recién cargada.

Aunque pisar el acelerar puede ser una tentación, es importante saber que estos vehículos entregan todo su poder desde cero, por lo que recomendamos salir de los semáforos o del aparcamiento pisando de manera progresiva el acelerador para ganar velocidad poco a poco y evitar de esta forma cualquier acelerón brusco.

También puedes usar el control de velocidad para asegurarte de que aceleraras poco a poco, sin pasarte.

Existen 3 formas de hacerlo:

  1. Soltando el acelerador. El vehículo se acabará parando debido a la resistencia aerodinámica del aire, al rozamiento de los neumáticos, etc.
  2. Utilizando la frenada regenerativa del motor eléctrico que permite que las baterías del vehículo se recarguen al pisar suavemente el pedal del freno o aprovechando las inercias de las retenciones. En esta operación, la energía cinética se transforma en electricidad y se almacena para cuando se necesite, ya sea para activar el climatizador o para mover el coche.
  3. Pisando el freno en el supuesto de que necesitemos una deceleración más rápida.

En este punto recomendamos estar muy atentos al tráfico y prever los movimientos siguientes para evitar los frenazos.

Vehículo eléctrico: consejos para una conducción más preventiva

Aunque pueda parecer muy evidente, a veces es necesario recordarnos ciertas cosas que, por ese mismo motivo, por su obviedad, pasamos por alto.

No solo debemos estar atentos al tráfico y prever los siguientes movimientos en carretera para hacer un buen uso de la frenada, sino que adoptar una actitud preventiva nos ayudará también a llegar sanos y salvos a nuestro destino, ¡y eso es lo que verdaderamente importa cada vez que nos subimos a un vehículo!

El objetivo de la conducción preventiva es contar con tiempo suficiente para saber reaccionar ante cualquier imprevisto. De esa manera, podremos adaptar la velocidad del vehículo, incluso detenerlo a tiempo.

Cómo ser un conductor preventivo

Las técnicas de conducción preventiva se basan en: visión, anticipación y gestión del espacio.

Por lo que un conductor preventivo, además de respetar las normas de circulación y de velocidad, hace lo siguiente:

  • Guarda la distancia de seguridad, entre 3 o 4 metros. Muchos conductores, cuando van con prisa, tienden a acercarse en exceso al vehículo que tienen delante, poniendo al otro conductor más nervioso, lo que puede generar más de un accidente.
  • Evita las distracciones, es decir, no quita los ojos de la carretera. De esta manera, podrá anticipase y actuar en consecuencia.
  • Atiende a los ángulos muertos. Que no lo veas, no significa que no pueda estar ahí. Los espejos retrovisores ayudan a reducir los ángulos muertos, pero a veces no es suficiente.

 Y tú, ¿consideras que eres un conductor preventivo? ¿Qué otras técnicas pones en práctica?

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email
Cerrar menú